Seis mil kilos de comida a bancos de alimentos


El Ayuntamiento de la Villa de Moya realizó un año más la entrega solidaria de alimentos y juguetes al Banco de Alimentos de Las Palmas y la Casa de Galicia, para contribuir a que las familias y niños con menos recursos de la isla puedan disfrutar también de la Navidad. En esta ocasión y ante el agravamiento de la situación económica y social que ha supuesto para miles de personas la pandemia de COVID-19, el Consistorio norteño ha duplicado la cantidad recolectada en años anteriores, entregando a esta causa un total de 4 mil kilos de alimentos no perecederos. Esta acción se suma a otros dos mil kilos de comida para el Banco de Alimentos Municipal con productos de comercios locales que se entregarán esta semana y cerca de 70 mil euros que el Ayuntamiento moyense ha gestionado y destinado a la atención de emergencia social a trescientas familias del municipio desde el inicio de la crisis sanitaria. Con medidas que engloban las ayudas económicas para el pago del alquiler y suministros básicos, la entrega de alimentos y productos de primera necesidad o la atención domiciliaria a los colectivos más vulnerables.

 

El alcalde, Raúl Afonso, explicó que “la Villa de Moya no podía quedar ajena a la difícil situación que atraviesan miles de familias de nuestra isla y, además de haber atendido a nuestros vecinos, hemos vuelto a colaborar como todos los años con las organizaciones que ayudan directamente a las personas que más lo necesitan”. En este sentido, Afonso detalló que “esta Navidad y en general la situación es mucho más grave que en otras ocasiones por los estragos de la pandemia y requería un esfuerzo mayor por parte de todas las administraciones, por lo que hemos arrimado el hombro con más fuerza si cabe”. Asimismo, el máximo edil norteño defendió que “nadie puede quedar fuera de las ayudas, porque solo saldremos adelante con colaboración y solidaridad”. Y Afonso concluyó afirmando que “por nuestra parte no escatimaremos recursos ni esfuerzo para, dentro de nuestras posibilidades como municipio pequeño, aportar cuanto sea necesario”.

 

Durante esta situación extraordinaria ocasionada por el COVID-19, el Consistorio norteño también ha acercado a las viviendas de los mayores, dependientes y personas vulnerables las compras de alimentos y medicamentos para evitarles la exposición al virus y el consiguiente riesgo de contagio. Asimismo, el Ayuntamiento ha satisfecho la totalidad de la demanda de ayudas técnicas para personas mayores y dependientes, con la entrega de camas articuladas eléctricas, hasta completar una veintena, que se suman a las sillas de aseo, andadores y sillas de ruedas ya otorgadas. Se trata de una iniciativa dirigida a facilitar la comodidad y cuidados de los usuarios en sus propias viviendas, con material moderno y adaptado a cada tipo de necesidades.